La fábrica de Citroën de Villaverde tiene la exclusividad en la fabricación del C4 Cactus a nivel mundial. Actualmente se encuentra en fase de ensayos para alcanzar las 100 000 unidades anuales, por lo que la planta tenía —según el responsable que me atendió— mayor nivel de incidencias del habitual porque había personal en etapa de aprendizaje. De hecho las alarmas de los puestos de trabajo sonaban con insistencia desde diferentes puntos (cada trabajador avisa mediante un tirador conectado a una señal acústica y luminosa cada vez que detecta un fallo durante su inspección de calidad).

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-03

Carrocerías saliendo de la primera fase de pintura. El color blanco con efecto perlado es el más demandado.


Concretamente, delante de mí, un trabajador accionó su tirador porque encontró un adhesivo indicativo que va colocado en el salpicadero defectuoso. En el turno de mañana, que ya estaba finalizando, no se había alcanzado en ningún puesto del registro que pude ver un nivel de tres o más incidencias, momento en el que se considera que se debe someter a revisión aquello que está generando problemas en el apartado del supervisor que ha dado los tres avisos.

Citroën comercializa en España solo el 13 % de su producción del Cactus. El 87 % restante está destinado a exportación. En total se han recibido ya más de 4000 pedidos en España y más de 31000 en el resto de Europa. El principal mercado por nivel de aceptación está siendo el nuestro, y cabe destacar un mercado como el de Portugal con un volumen de pedidos superior a las 700 unidades (un volumen neto muy alto).

Hay tres niveles de acabado identificados numéricamente: 1, 2 y 3. En España solo se comercializan el 2 y el 3 debido al tipo de demanda que se tiene, que no considera  la versión «Entry» o número 1.  En la actualidad existe un problema de abastecimiento de piezas desde fabricantes suministradores externos. Concretamente de llantas de aleación de 17 pulgadas, tapicerías de cuero y techos solares. Para el resto de material la planta está preparada y se abastece correctamente, pero debido a las carencias citadas, solo en España hay más de 500 pedidos a fábrica aún sin servir.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-02

Zona de revisión de defectos de pintura. La sala está iluminada con luz blanca para facilitar la labor a los trabajadores.

La fabricación del C4 Cactus emplea indirectamente a 7700 personas. Hasta febrero de 2015 en la factoría de Villaverde compartirá producción con una pequeña cantidad de Peugeot 207 cc. Posteriormente pasará a ser del 100% dedicada al C4 Cactus.

La pintura más solicitada es de color blanco perlado —que Citroën denomina «Blanco Perla Nacarado»—, la más cara de realizar al requerir tres capas en lugar de dos. El proceso de vinilado exterior (se usa para los pilares delantero y trasero, que no van pitados) se lleva a cabo por mujeres en su mayoría, al haberse comprobado que detectan mejor las imperfecciones en la carrocería. El vinilo empleado en la carrocería tiene una garantía de durabilidad idéntica a la pintura.

Citroën realiza una prueba de rodadura en una pequeña pista de pruebas para comprobar aislamiento acústico y ruidos parásitos. Afirma que desde que comenzó la producción hasta la actualidad se han subsanado muchos problemas iniciales de ruidos indesados («grillos»). Muchos de ellos requieren volver a diseñar sistemas de fijación, grapas y clemas. En la pequeña prueba que nos hacen demostrativa sobre diferentes suelos rugosos, compruebo que el aislamiento está bien resuelto, que el único ruido a veces presente es el rebote de la bandeja trasera solo en las zonas con resaltos de mayor tamaño.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-15

Instalación del vinilo negro del pilar delantero. Tiene idéntica garantía que la pintura

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-14

Instalación de vinilo del pilar trasero

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-08

Carrocerías en fase final de pintura. Un equipo de mujeres revisa defectos, corrige los fácilmente reparables y aparta los que requieren más trabajo. Se colocan los vinilos negros (en la fotografía se aprecian los de los pilares) con los útiles adecuados.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-04

Carrocerías en una fase intermedia de la cadena de montaje. El cableado y los aislamientos insonorizantes se añaden en esta fase.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-01

Zona intermedia de la cadena de montaje.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-06

Un operario revisa el ajuste de ciertas piezas en un punto de la cadena de montaje siguiendo una lista de comprobación.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-12

Colocación de paneles interiores

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-13

Instalación de la pantalla multifunción

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-10

Instalación del protector lateral «Air Bump»

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-05

Los Citroën C4 Cactus reciben los revestimientos interiores y exteriores. Previamente han sido colocados los protectores «Air Bump» en las puertas.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-07

Fase final de acabado de los vehículos. Los operarios comprueban el funcionamiento del sistema eléctrico, arrancan y lo llevan al banco de pruebas.

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-11

Fase final de la cadena de montaje. Cada vehículo tiene su identificación impresa en un código de barras

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-17

Un operario hace las comprobaciones finales antes de que el vehículo abandone la línea de montaje

Citroen-C4-Cactus-visita-fabrica-09

Citroën C4 Cactus esperando su turno para la prueba de rodadura en banco. Se comprueba el funcionamiento de muchos dispositivos, entre ellos la bocina. La potencia del motor se mide y se hacen girar los rodillos hasta una velocidad de 130 km/h aproximadamente (según motor). Este color verde no aparece disponible en el configurador para España.

 

Por Mario Garcés

Share This