Aún no había podido subirme en un C4 Cactus. Es un coche que me suscitaba curiosidad, por aquello de que parece diferente. Tras casi una semana con él, no tengo claro si me convence o no. Como todos los coches tiene puntos positivos y otros que no lo son tanto. Luces y sombras. Pero en el C4 Cactus, el contraste entre los extremos me ha parecido notorio. La sensación que me deja es que puliendo cuatro detalles, me habría parecido un coche apetecible.

cactus

Citroën C4 Cactus. Foto de Nacho Oller

En esta entrada voy a enseñar cuatro de ellos. Una serie de fotos con su luz y con su sombra.

Luz. El techo de cristal llega hasta el final de la segunda fila. Entra mucha luz y entretiene a los pequeños

Luz. El techo de cristal llega hasta el final de la segunda fila. Entra mucha luz y poder ver el cielo, las estrellas o los aviones entretiene a los pequeños

Sombra. La ventanilla no se puede bajar, es de apertura tipo compás. Se acabó eso de "papá, puedo bajar la ventanilla"

Sombra. La ventanilla no se puede bajar, es de apertura tipo compás. Se acabó eso de “papá, ¿puedo bajar la ventanilla?”

Luz. Puede llevar cámara trasera, muy útil no sólo para calcular con precisión el espacio al aparcar (algún día la tecnología erradicará los conductores roza-paragolpes...) sino también por seguridad: carritos de niños, niños o el equipaje queda a la vista.

Luz. Puede llevar cámara trasera, muy útil para calcular con precisión el espacio al aparcar (algún día la tecnología erradicará a los conductores roza-paragolpes…)

Además es un elemento de seguridad: carritos de niños, niños o el equipaje queda a la vista.

Luz. Además, la cámara es un elemento de seguridad: carritos de niños, niños o el equipaje queda a la vista. También los bolardos.

Sombra. De noche en la calle o en un garaje con iluminación normal, la cámara es completamente inútil. Es difícil de entender que Citroën instale un elemento que no sirve cuando más necesario es.

Sombra. De noche en la calle o en un garaje con iluminación normal, la cámara es completamente inútil. La calidad de la imagen es pésima.

Luz. Citroën usa alumbrado led en las plazas delanteras. La foto está hecha ajustando la cámara para mostrar con la mayor semejanza posible la iluminación que da el led que hay en el plafón.

Luz. Citroën usa alumbrado led en las plazas delanteras. La foto está hecha ajustando la cámara para mostrar con la mayor semejanza posible la iluminación que da el led que hay en el plafón.

Sombra. En las plazas traseras no hay luz. Esta imagen no es una exageración, es lo miso que se ve en un garaje a oscuras (con la luz interior del coche encendida). Imposible encontrar algo que se haya caído al suelo o atinar con el enganche del cinturón cuanod hay que sujetar a un niño en su sillita.

Sombra. En las plazas traseras no hay luz. Esta imagen no es una exageración, es lo mismo que se ve en un garaje a oscuras (con la luz interior del coche encendida). Imposible encontrar algo que se haya caído al suelo o atinar con el enganche del cinturón cuando hay que sujetar a un niño en su sillita.

Luz. Pocos mandos y fáciles de encontrar y usar

Luz. Pocos mandos y fáciles de encontrar y usar

Sombra. De noche, solo los de los elevalunas están iluminados. Los otros hay que localizarlos a ciegas. Fácil si se conoce al coche y complicado en caso contrario.

Sombra. De noche, solo los de los elevalunas están iluminados. Los otros hay que localizarlos a ciegas. Fácil si se conoce al coche y complicado en caso contrario.

En km77.com hay más información sobre el Citroën C4 Cactus. Con sus luces y con sus sombras.

Celedonio

Share This