Le podían haber llamado Speed o 330. Ambos apellidos darían pista de las pretensiones de este cupé de Bentley. Eligieron Speed (velocidad en inglés) para el coche más rápido producido en serie por esta marca propiedad del Grupo Volkswagen y con sede Crewe (Reino Unido). 330 km/h es la velocidad máxima que alcanza, 5 km/h más que el coche más rápido que recuerdo haber conducido, el Lexus LFA.

En el correo con la invitación a la presentación decía:

To experience this new model for yourself, the international media drive for the GT Speed commences at Munich airport and over two days the 450 km tour of Bavaria combines high speed autobahn with a selection of demanding and scenic country roads to fully explore the dynamic capabilities of the car.

Así que iba a conducirlo en Alemania y, por tanto, también iba a poder circular a más de 120 km/h sin temor a aparecer abriendo un Telediario. Reconozco que esta invitación era especial para mí ya que nunca había conducido un Bentley. El Continental Flying Spur que probamos en km77.com en 2005 no pasó por mis manos. Así que iba a poder conducir un Bentley y posiblemente ir a la mayor velocidad que he ido en mi vida en coche (a otros les da por tirarse desde la estratosfera…).

En la plaza que hay entre las dos terminales del aeropuerto de Múnich, Bentley había montado un local de bienvenida. Acompañado de Jaime, un compañero de El Mundo, esperamos la llegada de los periodistas de otros paises. A las 14.30 nos dan un pequeño brieffing y reparten los coches. Dicen que para gustos los colores y en este caso, no hay lugar a duda de que el dicho es cierto:

Del menos discreto…

…al que, posiblemente, más:

 

Primera impresión tras subirme en el coche. El mar es al agua como el Bentley al cuero. Allá donde mires, lo hay. Y si no lo hay, es que hay madera, aluminio o fibra de carbono. El portagafas es extraible pero solo caben en él unas gafas pequeñas.

El velocímetro tiene escala hasta 340 km/h. A poco error que tenga, a la velocidad máxima la aguja se sale de la escala…

Tras el volante están las levas del cambio. Se dejan ver…

En el hotel unas vistas alucinantes de las montañas. O eso me dijeron, el tiempo no acompañó durante el viaje.

Hasta el último detalle estaba muy cuidado. ¿La plancha es de la marca….

En el coche también estaba todo muy cuidado. O casi todo. He aquí el único fallo de acabado que encontré:

La información seria está en km77.com, aquí.

 Celedonio

Share This