La gráfica que sigue a este texto muestra dos curvas de aceleración de un Audi S3 (prueba). Una, de color rojo, está hecha utilizando el sistema de salida «launch control», que permite salir desde parado con la máxima aceleración posible. La curva azul corresponde a una aceleración a tope pero sin utilizar dicho dispositivo.

Audi S3. Gráfica de aceleración con y sin launch control

Audi S3. Gráfica de aceleración con launch control (curva roja) y sin él (curva azul)

Según nuestro habitual aparato de medición de prestaciones, sin el «launch control», la aceleración desde parado hasta 100 km/h ha requerido 6,6 segundos, mientras que con esa función activada, el tiempo ha sido 5,2 segundos. Esos 1,4 segundos de diferencia se concentran sobre todo en la arrancada: a partir de unos 10 km/h las curvas tienen prácticamente el mismo aspecto. El launch control permite iniciar la marcha con mucha más aceleración porque el motor comienza a hacer su trabajo a un régimen mucho más elevado y la transmisión tiene menor resbalamiento, de tal forma que la arrancada es mucho más violenta.

Según el manual de usuario, para que funcione el launch control, es indispensable que el motor esté a temperatura de servicio y el volante recto. También es necesario activar el modo deportivo del control de estabilidad y seleccionar el modo Dynamic de conducción (o también poner el programa del cambio de marchas en posición S). Para que el motor gane régimen en parado, es necesario pisar el freno y el acelerador al mismo tiempo. No es recomendable hacerlo durante más de unos instantes porque se puede sobrecalentar el lubricante de la transmisión y el desgaste de algunas piezas sometidas a fricción es excesivo.

En este vídeo mostramos una aceleración con launch control.

 

Cogolludo

Share This