Audi ha invitado a km77.com a una jornada técnica para contarnos, contarles, qué ve en su bola de cristal. Jornada a la que he copiado el nombre para el título de está entrada.

Audi ve en su bola de cristal los sueños de jovenes diseñadores, como el bólido amarillo que aparece en la siguiente foto.

Un prototipo imposible que acabó convertido en el prototipo que hay tras este párrafo —el Audi Urban Concept— y quien sabe si en un futuro modelo de producción.

En esa bola también se ven los proyectos con los que cinco estudios de arquitectura compiten para conseguir el Audi Urban Future Adward de 2012 (un premio de 100.000 euros, anímensen queridos lectores para futuras ediciones :D). Es un concurso bianual que en esta edición consiste en proponer soluciones al transporte urbano en cinco zonas del planeta ——para el año 2030. Para esa fecha calculan que seremos nueve mil millones de personas en la Tierra y el 60 por ciento (espero no estar incluido en él) viviran en zonas urbanas de más de 8.000.000 de habitantes, principalmente en Asia y Sudamérica.

Audi juega y trabaja para estar preparada cuando llegue ese futuro y así poder pensar en el siguiente con la tranquilidad de que en el pasado ha hecho bien el trabajo para el presente. Y por eso también crea nuevos motores y experimenta con nuevas fuentes de energía. Cuando, en el futuro, leamos esta entrada sabremos si sus ideas presentes han sido buenas. O no.

Y de todas esas cosas en las que piensa, nos ha enseñado los que parecen ser sus proyectos más realistas. Unos en fase casi de producción, como el R8 e-tron (finales de 2012), otros sin fecha conocida y que pueden ser inminentes —el sistema que sustituye al motor de arranque y el alternador o el compresor eléctrico— o lejanos —el A1 e-tron—.

Del R8 e-tron ya hay información en km77.com, así que no me entretengo con él. Sí escribo del F12, un proyecto del departamento e-perfomance y el Ministerio de Tecnología y Desarrollo Alemán que toma como punto de partida el R8 e-tron.

 

 

En este caso, en vez de dos motores eléctricos hay tres, uno (síncrono) para mover las dos ruedas delanteras y dos (asíncronos) para mover las traseras. Cada uno da 68 CV. El F12 acelera de 0 a 100 km/h en menos de siete segundos, alcanza 180 km/h (velocidad limitada electrónicamente) y tiene una autonomía de unos 200 km. Pesa aproximadamente 1.650 kg.

La finalidad de este ensayo no es desarrollar un R8 así, si no obtener una tecnología que sea fácilmente aplicable a vehículos de distintas características.

La batería está formada por dos grandes bloques dispuestos en T que, en total, pesan 400 kg. Uno por detrás e los asientos y otro entre ellos. Cada bloque está formado por modulos con forma trapezoidal. Esta geometría permite que en caso de choque, los modulos se desplacen sin romperse.


Cada módulo está formado por 26 celdas cilíndricas de iones de lito:


En la parte trasera están los dos motores asíncronos. Se utilizan para impulsar el coche a velocidades altas, mientras que el síncrono delantero funciona a baja velocidad.

El cable para recargar la batería va oculto tras el paragolpes:

El cuadro de instrumentos es una pantalla (algo que ya tienen varios coches que están a la venta). Desde un iPad se manejan y configuran la mayoría de funciones del vehículo:


Continuará

Share This