El Aston Martin Vantage GT3 es la última y más radical versión del Vantage, un deportivo de dos plazas y 4,39 metros de longitud. Tiene un claro enfoque para su uso en los circuitos pero homologado para circular por carretera. Este modelo acompaña a los Vulcan y DBX en el stand de Aston Martin del Salón del Automóvil de Ginebra.

1-Vantage-GT3_km77.com

Solo 100 unidades se fabricarán de este modelo que se pondrá a la venta en el tercer trimestre del año. Basado en el Vantage GT que corre en las 24 horas de Le Mans, el modelo presentado en Ginebra mantiene el bloque motor de 12 cilindros en V y 6,0 litros de cilindrada colocado en posición delantera central (imagen) del modelo V12 Vantage S Coupé (más información). Aunque la potencia ha sido aumentada hasta los 600 CV —cifra aproximada— y el par motor máximo hasta los 625 Nm. El motor está asociado a una caja de cambios manual robotizada de siete relaciones denominada «Sportshift III AMT» situada detrás del habitáculo. La tracción es a las ruedas traseras.

El Vantage GT3 recibe múltiples mejoras, por ejemplo colectores de admisión de magnesio, un sistema de escape de titanio (imagen), un diferencial autoblocante o un eje de transmisión de fibra de carbono. La suspensión se ha puesto a punto aunque continua teniendo unos amortiguadores de dureza variable con tres ajustes seleccionables mediante un botón: «Normal», «Sport» y «Track» (Circuito). Con estos modos también se varía el grado de asistencia de la dirección (hay dos niveles posibles).

Los discos de freno desarrollados por Brembo son de material carbocerámico y las llantas de aleación monotuerca de 19 pulgads están fabricadas en magnesio. Los neumáticos son unos Michelin Pilot Super Sport en dimensiones 265/35 en el eje delantero y 325/30 en el trasero.

El Vantage GT3 es más ancho y más bajo que el resto de la gama. Pesa 1565 kilogramos, 100 kg menos que la versión Vantage S. La reducción de peso se ha conseguido gracias a la fabricación en fibra de carbono de varios elementos como las aletas delanteras, los marcos de las puertas o el capó delantero y a la utilización de una batería de iones de litio. De manera opcional el techo también puede ser de fibra de carbono y las ventanas laterales y trasera de policarbonato.

Estéticamente el GT3 se diferencia del resto de la gama por las aletas ensanchadas, por el añadido inferior del paragolpes delantero, por el difusor trasero, por las entradas de aire laterales y sobre todo, por el gran alerón. Todos estos elementos están fabricados en fibra de carbono. La carrocería está pintada en gris claro con ciertas partes en naranja, un claro guiño a los modelos de competición de la marca británica.

En el interior también sobresale el uso de fibra de carbono. Está presente en la consola, en las levas situadas detrás del volante que permiten manejar el cambio o en los umbrales de las puertas. El volante está tapizado en cuero alcántara, igual que los asientos, que son de tipo bacquet y están fabricados en fibra de carbono. Eso sí, el cliente tendrá siempre la posibilidad de personalizar a su gusto el interior gracias al programa «Q by Aston Martin».

 

Share This