Volvo realiza cambios en la gama V40 y V40 Cross Country. En ambos, hay mejoras en el equipamiento y en el Cross Country se estrena una nueva versión T4.

Volvo V40

Igual que ocurrió en el XC60, en el S60 y en el V60, el nivel de equipamiento «R-Design» se desdobla y se asocia a dos de los niveles ya existentes formando los nuevos «R-Design Kinetic» y «R-Design Momentum».

Estéticamente estas nuevas versiones no difieren con respecto al «R-Design» original pero sí hay diferencias de equipamiento entre ambas. Por ejemplo, el retrovisor interior electrómico, el programador de velocidad, el sensor de luz o el sensor de lluvia forman parte de los elementos de serie del «R-Design Momentum» (ver tabla comparativa).

Ambas versiones, están disponibles con toda la gama de motores: tres Diesel —D2 de 114 CV, D3 de 150 CV y D4 de 177 CV— y dos de gasolina —T4 de 179 CV y T5 de 254 CV— (ver listado de precios).

La versión D2 —motor Diesel de 1,6 litros y 115 CV— sube ligeramente su consumo (1 décima) situándose en los 3,7 l/100 km. Las emisiones de CO2 aumentan hasta los 96 gr/km (continúa estando exenta de pagar el impuesto de matriculación). Además, las versiones D2 están disponibles con el cambio automático de doble embrague y 6 velocidades «Powershift».

Con el cambio «Powershift», las versiones D2 tienen un consumo de 4,0 l/100 km y emiten 105 gr/km de partículas de CO2. La velocidad máxima se mantiene en 190 km/h y la aceleración desde parado hasta los 100 km/h aumenta 0,2 segundos respecto a las versiones con cambio manual (lo hacen en 11,9 seg).

Volvo V40 Cross Country

El V40 Cross Country es la variante del V40 adaptada para circular por caminos de tierra, ya que su altura libre al suelo es 40 mm mayor. Esa ganancia se consigue por cambios en la suspensión y también porque los neumáticos de serie son de mayor diámetro que los del V40 (y con un flanco más alto, lo que también reduce el riesgo de estropearlos al circular por superficies en mal estado).

La versión T4 es diferente a la que está disponible en el V40 —que tiene un motor 1,6 litros de cuatro cilindros y tracción delantera— aunque mantiene la misma potencia —179 CV—. En el Coss Country se vende ahora con motor 2,0 litros de cinco cilindros con tracción total y un sistema de control de descenso de pendientes («HDC»). La caja de cambios es automática de convertidor de par denominada por Volvo como «Geartronic».

La versión T5 en el Cross Country se diferencia de la ofrecida en el V60 porque también tiene tracción total y el sistema de control de descenso de pendientes («HDC»).

Además de estos cambios en los motores, también hay en los niveles de equipamiento. En el nivel «Kinetic», ahora es de serie la pantalla a color de 5 pulgadas (antes monocroma); en el «Momentum» se añade a los elementos de serie el retrovisor interior con antideslumbramiento automático y en el «Summum» el asiento del conductor con ajuste eléctrico y memoria pasan a ser de serie en cambio, los faros de xenón pasan a ser opcionales (antes eran de serie).

Todos estos cambios hacen que la gama de precios tanto para el V40 como para el V40 Cross Country suba entre 40 y 200 euros.

Share This