El Abarth Punto Evo, modelo  que acaba de ser presentado, necesita aproximadamente el mismo tiempo para acelerar de 0 a 100 km/h que el que tardaba un Fiat Uno Turbo i.e.

Ambos tienen un motor de 1,4 litros, inyección electrónica y sobrealimentación. Uno da 165 CV, el otro daba 118 CV. Entre ambos hay 21 años de diferencia y de evoluciones técnicas. Y, a pesar de ello, son necesarios 47 CV más  (alrededor de un 45% más de potencia) para equilibrar el dato de la aceleración de ambos utilitarios.

Obviamente, las cosas han cambiado y mucho. Para empezar, los  utilitarios han crecido; hay 30 cm de diferencia entre el Punto Evo y el Uno. Segundo: Han engordado. No conocemos aún el peso de un Abarth Punto Evo. Si lo suponemos parecido al del reemplazado Abarth Grande Punto (1.260 kg), hay 335 kg de diferencia con el Uno Turbo i.e.

uno

Lo segundo es en parte una consecuencia de lo primero, si la carrocería es más grande, pesa más. Pero el engorde también se debe a las mejoras técnicas en seguridad y confort. Habría que ver cómo quedaría un Fiat Uno tras pasar las pruebas de choque de Euro NCAP.

El equipamiento relacionado con el confort que tenía el Uno Turbo i.e se limitaba al cierre centralizado con mando a distancia y a los elevalunas eléctricos. De seguridad mejor no hablamos, bueno sí, hay que mencionar el antibloqueo de frenos mecánico llamado Antiskid que, sino recuerdo mal, sólo tuvo el Uno Turbo de la primera fase, con 103 CV.

La dirección no tenía asistencia, era dura como una piedra, pero en marcha tenía un tacto bueno. Eso y que el volante, fabricado por MOMO, era una delicia. Debajo os pongo una imagen del cuadro de instrumentos (algo tuneado, lo reconozco, cosas que se hace de joven con una impresora y el Corel Draw ;))

cuadro-uno

Parece evidente que mientras sigamos dependiendo de combustibles fósiles como el petróleo y la evolución técnica de los motores de combustión interna no dé un salto cualitativo,  el camino (a corto plazo) para conseguir unas prestaciones optimas sin recurrir a motores cada vez más potentes no es otro que la reducción de peso. Algunos modelos de Mazda ya anuncian menos peso que los que reemplazan. Lo mismo ocurre con el nuevo Volkswagen Touareg, que presume de pesar 200 kg que el anterior.

Alfonso Herrero

Share This