He estado reflexionando, cosa que lamentablemente no hago muy a menudo, y he llegado a la conclusión de que hace mucho tiempo –demasiado- que no hablo de coches en este blog de cine…y coches.

Os puedo asegurar amigos/as que le he dado vueltas y más vueltas, se me ha ocurrido un post sobre las mejores escenas sexuales que hemos visto en un coche en la gran pantalla; luego he pensado en algo relacionado con los tiroteos a las cuatro ruedas que también son un tema recurrente en el mundo del cine: desde los gánsteres clásicos de los años 30 a los drive-by del cine americano de barrios bajos (del Bronx a Harlem, pasando por Compton); más tarde se me ocurrió algo sobre las persecuciones, pero eso ya lo hicimos al principio y no creo que haya habido muchas novedades al respecto…

Así que, haciendo uso de mi –inexistente- sabiduría he consensuado conmigo mismo que este post va a ir de las mejores escenas-con-coche en la gran pantalla. Es decir, aquellas escenas brillantes que como telón de fondo (o como protagonista principal) tienen un coche.

He escogido estas 10, como podía haber escogido otras, y espero que vuestra sapiencia infinita (efectivamente, soy un pelota despreciable) me ayude a crear una lista en condiciones. Se acepta cualquier género siempre que incluya un coche: en movimiento, estático, a dos ruedas, a cuatro, nuevo, clásico, destrozado, como nuevo…grande, pequeño, mediano, desproporcionado.

Vamos a ello:

1) En los limites de la realidad. La escena con Dan Aykroyd de autoestopista cachondo que da inicio a la película ha perdido fuerza por el defectuoso maquillaje de la escena final pero hay que reconocer que funcionaba como un reloj en el momento de su estreno.

2) Casino Royale. Uno de los mejores accidentes que jamás he visto en pantalla (por credibilidad, podríamos discutir si los hay más espectaculares) cuando Daniel Craig sale en busca de Vesper. Maravillosa Eva Green por cierto.

3) El accidente en que Chris Cooper pierde a su familia en Adaptation, y especialmente donde coloca la cámara Spike Jonze, de tal forma que el espectador lo visualiza como un travelling con final sorpresa. Me parece una escena angustiosa, copiada después en The forgotten, con Juliane Moore, en una planificación clavada a la de Jonze.

4) La primera victima en Zodiac, ese peliculon de David Fincher, donde el director juega con los faros del coche del asesino, el espacio reducido donde se sientan los desafortunados novios, el haz de la linterna, el polvo y los silencios, con una cámara tímida y claustrofóbica. Una obra maestra de ejecución impoluta.

5) La terrible escena de Una historia del Bronx donde se fragua la muerte de los colegas del protagonista. No diré más por si no habéis visto la película (cosa que deberíais hacer cagando leches) pero el final es espantoso.

6) La furgoneta customizada de los protagonistas de Dos tontos muy tontos, y si me permitís, ese viaje en moto a Aspen con los mocos congelados. Una película con la que tuve un par de ataques de risa bastante considerables (debería haberla puesto en el anterior post, el del humor).

7) El viaje en taxi con el que empieza Collateral, de Michael Mann. Impecablemente filmado, montado como un reloj suizo, con una música excepcional y un diálogo encajado como la última pieza del puzzle.

¿Más sugerencias?

Hala, buena semana…

T.G.

P.D.: No he encontrado las escenas de Una historia del Bronx, ni la de Collateral…espero que sabréis perdonarme.

Share This