Señores y señoras, hoy se acaba este año de estiercol (con perdón) y empieza otro año que se intuye aún peor (reitero mis disculpas) por el cual, queramos o no, deberemos de pasearnos 365 días.

Más impuestos, más retenciones, más recortes, menos de todo: jódete y baila.

Por eso les ofrezco mi último post del año con las películas que nos alegrarán la vida en 2012 (más les vale) y nos harán olvidar a todos los berzotas, memos y papanatas que han conseguido hundirnos en el fango sin perder la sonrisa. Hacer una colonoscopia a 40 millones de personas sin ni siquiera darnos un beso antes y sin ponerse guantes tiene su mérito amigos y amigas.

Pero dejemos la medicina forzosa (y forzada) para centrarnos en esas películas que llegarán en 2012.

Millenium: David Fincher se pone las botas con la adaptación de la primera novela de la famosa trilogía del desaparecido Stieg Larsson (unas novelas cojonudas, y al que le pique que se rasque). Olvídense del original y disfruten la autopsia fílmica de uno de los mejores directores del momento, con una Rooney Mara absolutamente impresionante. Un peliculón imprescindible.

A cabin in the Woods: lo último de Joss Whedon (inventor de Buffy y Firefly y director de culto) tiene una pinta estupenda: un grupo de jóvenes acaba perdido en una cabaña en medio de ninguna parte donde se les da caza. ¿Les suena? Bueno, pues ahí es justamente donde la cosa adquiere interés. Prepárense porque esta película no la han visto: terror y ciencia-ficción con guión de Drew Godard (Lost, Monstruoso).

El hobbit: ¿hace falta que les dé más explicaciones? Pues eso, la primera parte de la novela de Tolkien. La siguiente en 2013 (si los mayas y el fin del mundo lo permiten).

The dark night rises: la esperadísima última entrega de la saga de Batman (re)inventada por ese geniecillo llamado Christopher Nolan. El trailer anuncia grandes cosas y promete un villano a la altura del Joker (aunque va a ser difícil superar a Heath Ledger, las cosas claras). Esta será sin duda la película que reventará la taquilla del globo: recuerden mis palabras.

Prometheus: se ha hablado tanto de esta película (que al principio fue considerada una precuela de Alien) que ya nadie sabe de qué va el asunto. Michael Fassbender, Noomi Rapace (que fue la primera Lisbeth Salander) y Charlize Theron son algunos de los integrantes de una expedición que busca respuestas al interrogante de interrogantes: ¿cómo nació la humanidad?. Visto el primer trailer, el retorno de Ridley Scott (director de Alien y Blade Runner, ahí es nada) a la ciencia-ficción parece de lo mejor que ha hecho el veterano director en las dos últimas décadas. Veremos.

Titanic 3D: sí señores y señoras. El reestreno de Titanic después de un proceso de conversión a las tres dimensiones que ha durado más de cinco años promete ser un auténtico acontecimiento. Los periodistas que han visto el avance de 18 minutos tuvieron que visitar al dentista porque no podían cerrar la boca. Yo iré a verla, y algo me dice que ustedes/as también. Ya me inventaré una excusa (hagan ustedes/as lo propio aunque un servidor lo tendrá más fácil).

Brave: lo último de Pixar después de esa sonora decepción que fue Cars 2. Esta vez se atreven con la historia de una princesa escocesa y las primeras imágenes ya son mejores que el metraje completo de la mencionada película de coches y cochecitos. Yo conservo intacta mi fe en Pixar, espero que no me fallen. Dos descalabros seguidos sería excesivo.

The divide: busquen el trailer (ya, podría pegarlo yo, pero es el día 31 y aquí estoy escribiendo… de acuerdo, se lo he puesto arriba) y verán que la cosa arranca con la caída de un buen número de bombas nucleares en una ciudad de Estados Unidos. Varios estudiantes consiguen refugiarse en una especie de bunker. Obviamente la pesadilla solo acaba de empezar. Una de mis apuestas para el año que viene.

Sherlock Holmes: ya saben, José Luís Garci está rodando una película sobre Sherlock Holmes. Entre otros aparecerá Gallardón, ex-alcalde de Madrid y ahora en el gobierno, interpretando a Isaac Albéniz.

(hago esta pausa para que puedan reírse)

¿A que sienta bien acabar el año con una risotada?

Abrazos y feliz año a todos y todas, les deseo lo mejor.

T.G.

Share This