He vuelto. Tranquilos, no me gusta la algarabía, así que todos quietos. Aun así, debo anunciar que me vuelvo a ir. Esta vez a Canada, al rodaje de una serie nueva de una famosa factoría cinematográfica. Cuando sea el momento hablaremos de ella (aunque no salgan coches, lo prometo). Os pido disculpas por anticipado si blogueo a horas intempestivas o balbuceo posts incomprensibles, será –sin duda- el jet lag.

Bueno, primero lo prometido: debo decir que he tenido una gran decepción con el nuevo Bond, me he entretenido un rato, pero esperaba mucho más. Lo primero que deberían hacer es decirle al muchacho este (Marc Forster) que su terreno está en el cine intimista, que deje la acción a gente como Paul Greengrass, el de las dos últimas entregas del caso Bourne (que es el padre putativo de este resurgimiento de la saga Bond –que le han copiao el estilo vamos-). Desde luego Quantum of solace no le llega a la suela del zapato a Casino Royale, pero es que además llega un punto en que tanto cambio de plano marearía al más pintado (no he entendido ninguna de las persecuciones). En fin Pedrín, ¿cómo lo veis vosotros?.

Por otro lado, y siguiendo la noticia de que Scorsese va a reunirse otra vez con su amigo DeNiro me gustaría saber que pensáis de este mítico director. Y como esto va de ruedas, me permito recordar tres momentos glorioso del cine del italoamericano que han tenido como protagonista un vehículo:

1)    Los –impresionantes- títulos de crédito de Casino cuando DeNiro sale volando por los aires después de que alguien adose una bomba a su coche. ¿Alguien se acuerda de eso? Por cierto, esos créditos son de un señor llamado Saul Bass, historia viva del séptimo arte, del que añado una fotico.

2)    Todos las ejecuciones de Uno de los nuestros especialmente el del tipo del peluquín al que Joe Pesci estrangula por pesado y la del mafioso (a manos también de Pesci) al que pega, dispara, apuñala y finalmente entierra antes de irse a a casa de su madre (cinematográfica, y que en realidad es la madre del propio Scorsese) a comerse un filetito. Legendario.

3)    Taxi driver Si alguien quiere saber como era Nueva York mucho antes de la política de tolerancia cero que eche un vistazo a esta película. Esto es “taxismo” y lo demás son tonterías. ¿Are you talking to me?

Fans de Scorsese manifestaos…y no olvidad decirme que os ha parecido Bond, James Bond. Igual sois todos fans de Quantum of solace y caéis sobre mi como la FAES sobre Rajoy (dicho sea esto con el mayor de los respetos).

Buen fin de semana…

T.G.

Share This