Quiero dejarlo bien claro de entrada: no he visto Luna nueva.

Un amigo me decía esta mañana: “Es mejor que la primera… pero es que no era muy difícil”.

Dicho esto, creo que voy a dejar que seáis vosotros/as los que me guiéis esta vez en el camino hacía el abismo. ¿Alguien ha visto esta película y me la recomienda? Prometo que si alguien me aconseja olvidar mis prejuicios e irme al cine más cercano a verla no dudaré en hacerlo.

Lamentablemente hace un tiempo tuve que tragarme (por imperativo laboral) la primera parte del asunto, ese manual del despropósito cinematográfico titulada Crepúsculo.

Recuerdo entrar a un cine de la Ciudad Condal lleno de adolescentes que se encontraban sumidos en el proceso de vulnerar -sin reparar en gastos- mi umbral de resistencia sonora. Yo había intentado hasta aquel entonces atenuar mi criticismo hacía el invento: incluso había tratado –sin éxito- de leer el precedente literario, la obra homónima de una señora mormona llamada Stephenie Meyer.

La Meyer había inventado un universo de vampiros desteñidos, adolescentes célibes y licántropos de pandereta que me pareció francamente insoportable, pero uno tiene que hacer lo que tiene que hacer (aunque sea por motivos puramente financieros) así que fui, me senté y me tragué aquel artefacto indigesto. Lo había dirigido Catherine Hardwicke (que –como pude comprobar en una entrevista- presume de ser algo así como la reencarnación femenina de Orson Welles) y que conseguía empeorar –lo poco que leí- del libro.

Así que después de dos horas en que pensé en volver a casa o tirarme a la vía del tren (afortunadamente –para mi- escogía la primera opción) me prometí a mi mismo no ejercer más de conejillo de indias de los experimentos de un tercero/a y esperar a que fueran los demás los que sufrieran las consecuencias y, a posteriori, arriesgar yo el pellejo.

Esta vez dirige alguien con currículum igualmente dudoso, Chris Weitz, que prometía mucho con películas como Un niño grande y acabó castigándonos con cosas como La brujula dorada. De momento en Estados Unidos lo han puesto a parir pero me juego lo que deseéis que el filme arrasa en todo el mundo de forma salvaje y sin paliativos. Me refiero a la taquilla, por supuesto.

Así es el juego hoy en día señores y señoras, si os gusta bien y si no también.

Supongo que acabaré pasando por el aro igualmente pero al menos me gustaría poder decir “ya me avisaron”.

Finalmente, repito : ¿alguien ha ido a ver Luna Nueva? ¿qué?

Y ya que estamos, aprovecho para recomendar la última película de Sam Mendes, Un lugar donde quedarse, con la que he pasado un buen rato. No es para todo el mundo sino para unos cuantos. No sé si me explico.

Abrazos/as

T.G.

P.D.: Sr. Lobo está usted hablando con un gran fan de Mistery Men. Fantabulosa película.

Share This