lucy

 

No estoy bien, se lo confieso. No es broma, ando muy jodido, así que van a ser ustedes mi diván.

 

Llevo unos días en que no levanto cabeza, sólo me ayudan el vino y las pastillas mágicas (no, no el Viagra, pervertidos). Es culpa mía, eso es lo peor, no tengo nadie a quien echar a los perros.

 

 

 

Hasta aquí mi confesión de hoy. Ya pueden dejar ustedes de ser el diván.

 

 

 

Hoy hablamos de Lucy, que se estrena mañana. Ya saben, la película de Scarlett Johansson donde ésta va soltando tiros y demás delicatessen con una pistola en cada mano.

 

 

 

El precepto –digámoslo ya- es absurdo: una chica normal y corriente se mete en un lío tremebundo sin comerlo ni beberlo y acaba tomando una droga experimental que expande su cerebro hasta límites inimaginables.

 

 

 

Se ha dicho muchas veces aquello de que sólo usamos un 10% de nuestra capacidad cerebral. Y se ha especulado también con lo que pasaría si utilizáramos el 100%.

 

 

 

Lo cierto es que nadie sabe que parte del cerebro usamos y algunos científicos se han molestado en indicar que lo que realmente pasaría si alguien usara el 100% de su capacidad cerebral: acabaríamos en un manicomio porque el cerebro ordenaría al cuerpo hacer todo a la vez. Todo. Naturalmente, todo son conjeturas, nadie sabe que pasaría pero me resulta más razonable pensar en un tipo volviéndose loco ante una cantidad descomunal de impulsos eléctricos que a otro volviéndose telépata, telequinésico y omnipotente.

 

 

 

Sin hacer demasiados spoilers, algo parecido (con bastantes matices) es lo que lo sucede a nuestra querida protagonista, una Johansson que parece estar pasándoselo como una niña en un columpio a la que cada vez empujan más arriba.

 

 

 

Así dicho, podrían ustedes/as pensar que estamos ante un coñazo de película o algo peor. Pues no, quitándole los últimos 20 minutos (puro delirio) Lucy es una de las películas más entretenidas del verano. Espléndidamente dirigida por un veterano de la acción como Luc Besson (el señor de El quinto elemento o los Transporter), la película tiene un par de escenas memorables y una de las mejores persecuciones de la historia del cine: la que tiene lugar en el centro de París, y que hubiera firmado el mejor George Miller, John Frankenheimer o el Friedkin de French connection.

 

 

 

Me perdonaran que hoy sea más breve que de costumbre, me cuesta escribir con tantas sombras en la cabeza pero no quería dejar de cumplir con ustedes/as.

 

 

 

Un abrazo,

 

T.G.

 

Share This