He visto que se me ha adelantado el boss, Javier Moltó, pero aun así no puedo dejar de opinar sobre Los abrazos rotos del señor Pedro Almodóvar.

Primero, y simplemente para ubicarnos, yo no soy un gran fan del manchego: me gustan Que he hecho yo para merecer esto, Mujeres al borde de un ataque de nervios , Todo sobre mi madre (que me parece una maravilla) y Volver.

El resto de su obra, excepto Atame, que me parece pasable, es algo que no entiendo, no me afecta, no me gusta, no me llega y no me preocupa. No necesariamente por este orden y no todo a la vez.

Dicho esto…Los abrazos rotos me parece una película flojísima (podría incluso decir “mala” y no estaría exagerando). Todos sus personajes: el director, la actriz… todos me parecen un estereotipo monumental que se relaciona con otros estereotipos a base de diálogos impostados, falsos homenajes y emociones solo aptas para amantes del drama a media asta.

Para un tío que puede llegar a escribir tan bien lo que más me choca es que a él no le resulte ruidoso que sus personajes se relaciones entre ellos con tanta palabrería barata, farfullando, sin maña ni fuerza.
No entiendo sus relaciones, ni sus reacciones y por supuesto su tormento me deja indiferente. Quizás es que ya estoy un poco cansado del tipo/a eternamente torturado al que tan acostumbrado nos tiene este señor canoso.

Yo le recomendaría que se dejará de bombardearnos con su intensidad de ir por casa y con sus -accidentados- mochileros del dolor y que escribiera historias para la gente normal: los que sobrevivimos aquí fuera sin arrastrarnos (o arrastrándonos lo justo).

No tengo dudas de que ganará un montón de dinero con esta película a medio hacer (debía tener prisa) y que muchos la encontrarán maravillosa.

De todo debe haber en la viña del señor, ¿no?

No me extiendo más porque creo que el señor Moltó lo ha explicado muy bien pero a mi más que rotos los abrazos me han parecido fofos.

¿Lo mejor de la peli? El título.

Abrazos,

T.G.

Share This