Este pasado fin de semana olvide mis prejuicios y me acerqué a ver Lobezno, esperando que los hachazos que algunos de mis amigotes le habían propinado en diferentes medios de comunicación no fueran más que muestras de su ignorancia.

Todas mis esperanzas fuero en vano: Lobezno es un aburrimiento.

Vale, los efectos especiales están muy bien, Hugh Jackman es un tipo altamente carismático y el personaje es muy atractivo. Ahora bien, si le quitas toda la complejidad y lo reduces al señor perpetuamente cabreado que salta y muerde lo que te queda es un esperpento con garras. Y eso no lo salva ni Jackman.

Eso no quiere decir que algunas de las escenas de acción de la película sean cojonudas, pero por muy buenas que resulten ser no sirven para salvar una película que parece seguir la lamentable línea iniciada por la tercera entrega de X-Men. Aquella cosa de Brett Ratner (penoso director, siempre penoso) que casi se carga la mística que había conseguido Bryan Singer con las dos primeras películas de la serie.

La mala noticia (para mí, que no para los productores) es que la taquilla ha dicho “sí” a la propuesta y (únicamente en Estados Unidos, aun no tengo cifras de otros páises) ha amasado 87 millones de dólares en su primer fin de semana. O sea, amigos y amigas, que me temo que tenemos Lobezno para rato. Espero que esta vez -aunque lo dudo mucho- se lo curren un poquito más.

Por favor.

Así que, para llevar la contraria, os voy a recomendar una película española (!) que han estrenado hace unos días y que me ha gustado. Con algunas reservas, pero me ha gustado.

Se llama Un buen hombre, y la protagonizan Tristán Ulloa y Emilio Gutierrez Caba. Gira en torno a ese fenómeno llamado “doble moral”, que consiste en predicar una cosa y cuando llega el momento de aplicar esa cosa hacer justo lo contrario. Huelga decir que en nuestro país hay muchos personajes/as impartiendo masters de esta disciplina, especialmente entre nuestra –distinguida- clase política.

No voy a decir nombres, cada uno que se construya su propia lista, pero os recomiendo la película. “Un buen hombre” tiene un par de cagadas memorables, pero sus aciertos son superiores y está bien hecha y bien interpretada.

No está mal, para una peli española, ¿no?

De política ya hablaremos otro día.

¿Alguien ha ido a ver Lobezno y piensa que es una obra maestra? ¿Alguien ha ido a verla y coincide conmigo?

Hala, que tengáis una buena semana…¿ya habéis comprado vuestra mascarilla?

T.G.

Share This