Top10

 

Señores y señoras,

 

¿qué tal andan ustedes? Se acerca peligrosamente el final de año y hoy he decidido (antes de que empiece 2015) hacerles una lista de películas que deberían ver. De algunas de ellas he hablado aquí y de otras no, pero todas me parecen estupendas opciones para darse un homenaje de cine antes de nochevieja.

 

No he seguido ningún criterio específico… bueno, sí: lo que a mí me de la real gana, que es un criterio tan cojonudo como cualquier otro.

 

Este no es el último post del año, porque rizando el rizo haré un último esfuerzo literario el día 31, para que vean lo mucho que me inspiran ustedes. Creo que voy a hacer un top de las 10 gilipolleces más inmensas de 2014. Créanme, va a ser un trabajo duro porque ha habido una gran competencia. Y sí, naturalmente pondremos cine español. Faltaría más.

 

Bueno, pongámonos ya manos a la obra.

 

  • Interstellar. No hay mucho que decir. Una grandísima película, una epopeya espacial que haría sonreír (al unísono) a Stanley Kubrick y Steven Spielberg. Tan solo esa escena en la que el impresionante Matthew McConaughey (vaya añito que ha tenido el jefe) ve los mensajes de su hija vale el precio de la entrada. Una-jodida-maravilla. Así, sin más.

 

  • Gone girl. Otro peliculón de David Fincher, para el abajo firmante un pelín inferior a esas obras maestras llamadas La red social y Millenium pero merecedora de ocupar un puesto de honor en la lista de mejores filmes del año. Ojo a la escena de Rosamund Pike en la cama con su ‘amante’. Si esta señora no se lleva el Oscar a mejor actriz me extrañaría mucho.

 

  • Al filo del mañana. Yo era de los que desconfiaban de esta película: ¿una historia donde se repite una y otra vez la misma situación en el marco de una lucha a muerte contra los alienígenas? Nah. Pues oye, me equivoqué y cómo. Pedazo de joya de la ciencia-ficción que te pone los cataplines por corbata y no te los suelta hasta la –memorable- debacle final.

 

 

  • Dos días y una noche. Ya saben ustedes que no soy muy de artes y ensayos y experimentos pretendidamente cinéfilos a los que los Dardenne (directores de este filme) juegan en ocasiones. Sin embargo, esta obra –profundamente humana- en la que una mujer intenta convencer a sus compañeros de que renunciando a su paga extra podría conservar su trabajo, me caló hasta los huesos y me emocionó hasta el tuétano. Recupérenla, háganme caso.

 

  • Mister Turner. Otra película que me ha gustado mucho (muchísimo) y de la que no recuerdo haber hablado aquí: Timothy Spall interpretando a JMW Turner (un pintor delicioso) y que le valió el premio a mejor actor en el festival de Cannes. Maravilloso retrato de un hombre complejo, salpicado de una belleza formal que le dan ganas a uno de tener los ojos de un búho. Otra de esas películas pequeñas que nadie debería dejar pasar.

 

 

  • Starred up. Francamente, no tengo ni la más mínima idea de si esta película se estrenó en España (perdónenme, ya saben que soy un indocumentado) pero sé que deberían hacerlo a la mayor brevedad. Jack O’Connell, el protagonista, es una bestia parda. Quédense con su cara porque este chaval va a por todas. Ah, y esta película cuenta la historia de un tipo con ganas de zurrar a la humanidad desde primera hora de la mañana.

 

  • What we do in the shadows. Esta película –voy a arriesgarme- diría que no se ha estrenado en España. Les resumo: la historia de cuatro vampiros que comparten apartamento en Nueva Zelanda y que debido a un pequeño incidente comprueban lo difícil que es adaptarse a la sociedad moderna. Lo que me he reído con esta locura (y peliculón) no tiene parangón en 2014. Hagan lo que tengan que hacer para verla. Ya.

 

 

  • Babadook. No me convence el final (flojo, flojo) pero no ha habido mejor película de terror (aunque sea casero) que Babadook en el año que está por acabar. Una madre descubre un día en su casa un cuento infantil que empieza a leer a su hijo sin saber que está dejando entrar en casa a algo que les llevará a las puertas del infierno. Una fábula con mucha mala leche y dirección perfecta, hecha con cuatro duros y una cámara. Magnífica.

 

  • Coherence. Un comedor, ocho personajes (¿o eran veinticinco?) y un presupuesto de risa contra un guión espectacular, un desenlace magistral y uno de los filmes de ciencia-ficción más sensacionales no sólo del año sino de la década. Física cuántica, cometas y un festival de diálogos locos, pero sensatos. Yo ya me entiendo. ¿La han visto ya? Corran.

 

 

  • Her. Una de las películas que mejor ha definido la perversa relación del ser humano con la tecnología y las consecuencias de la renuncia a la socialización en pos de la conexión global. Impresionante Joaquin Phoenix y fantástica Scarlett Johansson (si la vio usted doblada no sabe lo qué se perdió). La mejor película de Spike Jonze y una auténtica gozada. Piense y sienta, se puede.

 

Y hasta aquí.

 

Se les quiere, aprecia, etc.

 

Abrazos/as,

T.G.

Share This