Así a vuela pluma, sin tener que pensarlo demasiado, me salen dos escenas míticas (al menos para el que esto suscribe, aunque quizás míticas suene demasiado fuerte) del cine de terror que tienen lugar en un coche. Entre eso y que pronto se celebra el festival de Sitges, uno de los mejores que tenemos en casa y, porque no decirlo, uno de los mejores del mundo en el ámbito del cine fantástico y de terror, me monto un post.

Bueno, al grano, mis escenas favoritas del universo del acojone y que acontecen en un coche: la primera es de En los límites de la realidad, una peli desigual pero un par de fragmentos cojonudos (el del racista tiene mucha coña y el último, con John Lithgow pasando el peor rato de su vida en un avión, también). La escena en cuestión es el prólogo, donde dos tipos, uno de ellos un viajante y el otro un autoestopista muy majete, van silbando musiquillas hasta que se les jode el aparatejo. A partir de ahí deciden hacer un concursillo, hasta que el autoestopista le dice al conductor: “¿quieres ver algo realmente aterrador?”. Ví esa escena de niño, en el 83 o 84, y me dio un susto de muerte. Vale, ahora ya no da tanto miedo.

La segunda es más reciente: Scream 2. Aunque la tercera no tuviera ni puta gracia, la primera y la segunda parte eran más que dignas. En la que nos ocupa una de las victimas tiene un accidente con el asesino enmascarado y acaba teniendo que pasar por encima de él para salir del coche. ¿Alguien recuerda la escena?

También podría decirse que el hostión de Death Proof de Tarantino con la pobre tipa reventada en el asiento del co-piloto tiene mucho de peli de terror.

¿Cuál es vuestra escena de terror favorita –en un coche naturalmente? ¿Y vuestro coche favorito de peli de género?…El mío es el coche funerario de Fantasma. Solo para que conste.

 

No seáis tímidos, que el verano ya se ha acabado. O casi.

 

T.G.

Share This