Bueno amigos/as:

Esto ya se ha acabado, pero antes de volver al posteo normal (tenemos muchos temas pendientes) quiero daros un pequeño resumen de lo que ha pasado por Sitges estos días y dejar que vosotros decidáis lo que consideréis oportuno. Dicho de otra manera: si os apetece ver algo de lo que aquí se ha visto o directamente pasáis.

Pero antes de empezar un pequeño comentario: parece que mientras que el IVA de los libros y los discos seguirá siendo el mismo el de los dvds subirá hasta el 18% (si me equivoco por favor corregidme… si es que alguien está siguiendo este tema). Además el IVA de las entradas de cine subirá hasta el 8% con lo cual el precio medio de una entrada (unos 8 euros, dependiendo de la comunidad donde uno resida) se verá aumentado –ya que tengo la seguridad de que las salas redondearán al alza– hasta los 9 euros.

O sea: quieren que sigamos consumiendo y blablabla, pero al mismo tiempo no dudan en ponernos más difícil el acceder a un producto que es caro ya de por sí. No sé cómo encaja esto en todo el plan anti-piratería que prepara el Gobierno pero –digo yo– que a lo mejor sería buena idea preocuparse primero de que tuviéramos acceso legal al producto por un precio justo antes de castigarnos porque tratamos de ahorrarnos las barbaridades que nos piden por comprarlas.

Seguramente todo esto caerá en saco roto porque básicamente el gobierno se pasa por el forro cualquier cosa que no proceda de los circuitos más o menos oficiales (y oficialistas) de este país. Dentro de unos meses tratarán de implementar una ley con la que solucionar el asunto y que –por supuesto– castigará lo que ellos consideren delito sin tocar ni un ápice la raíz del problema.

Con esto no quiero decir que el pirateo esté libre de toda culpa, ni mucho menos, ya que la cosa ha llegado a extremos intolerables, pero lo que sí creo es que, si se mejorara la accesibilidad y se negociara una política de precios moderada, habríamos andado ya un buen trecho del camino.

Naturalmente nunca he presumido de estar en posesión de la verdad así que me gustaría saber como ve la clientela de este blog el espinoso asunto en cuestión.

De Sitges me queda decir que recomiendo fervientemente la ganadora, Moon. Que es una película estupenda, profunda, compleja, clarividente y terriblemente espabilada. Siempre, claro está, que no se ande buscando un filme de acción u otro District 9: esto es otra cosa.

Simplemente por el trabajo de Sam Rockwell ya vale la pena echarle un vistazo. La tenéis en cartelera así que no sé que esperáis.

También recomiendo La carretera, que vi en Venecia y que me parece una adaptación memorable del libro de Cormak McCarthy y la única opción que tiene alguien de arrebatarle el Oscar al señor Rockwell, porque la actuación de Viggo Mortensen en La carretera es la hostia en vinagre (con perdón).

La tercera recomendación es más peliaguda porque parece que soy el único tipo en España al que le gustó Paranormal activity.

No estamos delante de una obra rotunda, ni maravillosa, ni nada por el estilo, sino de una película hecha con muy poca pasta, muy lista, con unos automatismos de género perfectos (o sea, en lenguaje plano, para no ir chuleando: que da miedo) y con un par de escenas superlativas. ¿Quiere eso decir que os asustará a todos/as? Pues no, pero si acudís sin expectativas al cine (sí, ya lo sé, eso es imposible), podéis disfrutarla.

Y no diré nada más, no sea que después me persigáis para lincharme.

Sigo pensando que Celda 211 es cojonuda; que REC2 no está mal; que Mr.Nobody es maravillosa; que Pandorum es un desastre; que Sorority Row tiene unos 30 segundos bastante divertidos; y que Zombieland es un divertimento que te gustará una barbaridad si naciste en los ’70 y te gustan las pelis de terror y puede que también te guste si tienes un sentido del humor tirando a salvaje, sea cual sea el año en que hayas nacido.

A mí me encantó. Que conste.

¿Alguna pregunta más?

Id a ver Moon. Ahora.

T.G.DE

Share This