Bueno, veo que seguís ahí y que sabéis muy bien de lo que estamos hablando.
Volveremos sobre District 9 en cuanto la película se estrene en España (eso será sobre el 18 de septiembre), pero las primeras reacciones críticas en Estados Unidos no han podido ser mejores.
En www.rottentomatoes.com por ejemplo, de las 33 críticas recogidas 32 son muy positivas y una negativa (y la negativa se las trae).

En fin, aparquemos este tema y dejadme que predique la buenaventura de mi película favorita del año: Arrastrame al infierno.

Para mi sorpresa la película ha pasado bastante desapercibida, pero igual soy yo, que me he vuelto muy exigente. La cuestión, amigos/as, es: ¿habéis visto esta película?.

Os cuento de que va el tema: una chica (la estupendísima Alison Lohman) que trabaja en una sucursal bancaria se ve obligada a denegar la prorroga de una hipoteca a una anciana. La señora en cuestión no se toma muy bien la decisión de la pobre muchacha y le lanza una maldición de órdago. Como podéis imaginar, la maldición resulta ser de verdad y la chica se lanza a una loca carrera para salvar su miserable vida.

Sí, a lo mejor leyendo mi particular explicación de la trama pensáis que es normal haya pasado bastante desapercibida pero os aseguro que la realización, el ritmo y la mala leche (hábilmente repartida a lo largo y ancho del metraje) convierten el filme en lo mejor, más fresco y más entretenido de todo el maldito verano (ya me perdonaréis, odio el verano con todas mis fuerzas). Y el secreto, chavales/as, no es otro que el director del asunto, un tal Sam Raimi.

Raimi, director de culto donde los haya, empezó su carrera con la maravillosa trilogía que formaban Posesión diabólica, Terroríficamente muertos y El ejercito de las tinieblas.
Si no sabéis de que os estoy hablando deberíais precipitaros hacía el videoclub más cercano (si es que queda alguno en pie) y alquilar/comprar/sustraer (con esta tercera opción como último recurso) las tres películas, preparando vuestras cabezas para una sesión intensa de terror, risas y talento. James Cameron solía decir que “Posesión infernal creó un nuevo género”.

Os dejaré decidir que género es, pero terror auto-referencial con toques de comedia sería una buena definición si logrará entenderse que diablos significa eso.

En todo caso, os pido que si aun echan la película en algún cine cerca de vuestro hogar no dejéis de andar el camino hasta el sitio en cuestión (si la pudierais ver en V.O. –sí, soy consciente de que cada vez pido más- sería la hostia) y pediros una entrada para Arrástrame al infierno.

Por cierto, aparte de la citada trilogía Raimi ha hecho cosas como Un plan sencillo, Darkman, los tres Spiderman o Ola de crímenes, Ola de risas.

Recordad: Arrástrame al infierno es la hora y media más entretenida que vais a poder pasar en el cine en este mes de agosto.

Yo ya os lo he dicho…

T.G.

Share This