El día once de abril, dos días después de que el Golf cumpliera su primer mes, con más de 10.000 km en el contador, conoció la nieve. Ya había estado cerca, en su primera semana, en el Valle de Arán, pero nunca le había caído encima, ni había rodado sobre ella.

La nevada ha sido cerca de Almansa, en la A-31, el sábado 11 de abril sobre las 9 de la mañana, de regreso de Benidorm a Madrid. La fila de coches se puso a una velocidad en torno a los 80 km/h por el carril de la derecha. El Golf entre ellos. Había mucho viento lateral y el coche se movía apreciablemente. No resulta agradable en esas condiciones.

Volkswagen Golf. 100.000 km. A-31. Almansa

Los limpiaparabrisas limpian muy bien, sin dejar zonas sucias en la superficie de barrido. Hemos consumido rápidamente el líquido para el limpiaparabrisas. En estas condiciones es muy útil disponer de él, para ayudar a quitar el barrillo que se queda sobre el cristal.

Volkswagen Golf. 100.000 km. Carretera nevada. A-31.

Los sensores de luz no son automáticos para las luces antiniebla. No sé si hay algún coche que tenga este sistema automatizado, pero no estaría de más, ya que algunos conductores olvidan encender las luces antiniebla y se les ve claramente menos en condiciones climatológicas adversas.

Jorge Fernández

Share This